Hoy, tras darnos un bañete en las piscinas termales de Hoffell nos hemos dirigido al probablemente más visitado lago glacial de Islandia, el Jökulsárlón.

El verbo “ver” no me sirve hoy de mucho, ya que verlo, lo hemos visto, pero… entre la lluvia, el frío, la niebla, y la caterva de guiris rodeando la laguna, la observación del mítico lago ha sido un poco mohína.

Siempre queda recrearse en los detalles, pero la insistencia del “calabobos” me ha hecho desistir.

A pesar de todo, estoy contento con lo que he podido sacar 🙂

DSC_6235

 

DSC_6127

 

DSC_6082

 

DSC_6050

 

DSC_6270

 

DSC_6439

 

DSC_6458