Salimos de Jokulsárlón y, dirección Skógafoss, el paisaje es indescriptible.

Antes de dejar Jokulsárlón, y siguiendo el recorrido de un grupo de focas, nos acercamos a la desembocadura donde una inmensidad de icebergs se tambalean en la orilla por la fuerza de las olas. Con el contraste negro de la arena crea interesantes escenas.

Durante kilómetros, a nuestra izquierda el mar y a nuestra derecha una interminable secuencia de lenguas glaciales desembocando en lagos rebosantes de témpanos de hielo de diferentes tonalidades de azul.

La noche se presenta clara en Skógafoss y llena de esperanzas para ver la Aurora, pero espíes de pasar esperando tres horas bajo el frío, miramos las previsiones y nos retiramos a dormir.

Afortunadamente, la cámara capta más que el ojo humano en asuntos “Autoriles” y una ha salido resultona 😉

DSC_7889

 

DSC_7525

 

_DSC5401

 

DSC_7319

 

DSC_7576

 

DSC_7046

 

DSC_7673

 

DSC_7138

 

DSC_7852

 

DSC_7040

 

DSC_7554

 

DSC_7639

 

DSC_7888