Seguimos con la peleita entre el viento y la lluvia. Aunque parezca extraño, empezamos a acostumbrarnos, incluso a cogerle cariño a este ambiente plomizo.

Hoy le hemos dedicado el día a la capital del Noroeste, Isafjordur, y aledaños.
En la parte antigua destacan las antiguas casas de pescadores, curiosamente recubiertas de chapa metálica y pintadas de animados colores.

Por la calle cuesta ver a nadie paseando, en ocasiones algún chaval volviendo del cole o una ancianita paseando al perro.

DSC_1366

 

DSC_1402

 

DSC_1388

Pasado Isafjordur, y por recomendación del amable gerente de nuestro Hostal, nos hemos dirigido a la punta norte, pasado Bolungarvík.

Por el camino, tras un breve desvío, nos hemos detenido en un antiguo radar americano desde donde se podía observar Groenlandia. Quien nos lo iba a decir que hoy veríamos Groenlandia 🙂

DSC_1244

 

DSC_1209

 

DSC_1099

 

Entre oveja y oveja llegamos a la playa en cuestión y le dedicamos un ratito ya que el cielo nos ha regalado unos minutitos de cielo azul. Este clima es de lo más curioso…

DSC_1313

 

DSC_1272

 

DSC_1332

 

DSC_1298